lunes, 6 de diciembre de 2010

La historia de Plutón, el desterrado


Muchos crecimos conociendo a Plutón como el noveno planeta del Sistema Solar y el más alejado del Sol. Hasta que en la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional del 2006 se degradó a Plutón hasta el escalafón de planeta enano. Pequeño e incomprendido muchos pensaron que al “expulsar” a Plutón de la élite planetaria sería relegado a un segundo plano en el mundo de la investigación. Afortunadamente no ha sido así y en el futuro Plutón nos seguirá proporcionando jugosa información.


Plutón se encuentra a 6.000 millones de kilómetros del Sol, o sea, 40 veces la distancia entre la Tierra y el Sol, aunque su órbita es muy excentrica esta medida varía entre 29 y 49 unidades astronómicas. Tal es la distancia que un rayo de luz emitido por el Sol tarda unos ocho minutos en llegar a la Tierra y aproximadamente una hora en llegar a Plutón

Fue descubierto por el astrónomo estadounidense Clyde William Tombaugh el 18 de febrero de 1930 y la Unión Astronómica Internacional lo calificó de noveno y más pequeño planeta de nuestro sistema. Pero en 2006 todo cambió para Plutón cuando tras un intenso debate, la UAI lo catalogó definitivamente como planeta enano, argumentando que un planeta debe ser capaz de “barrer” el entorno de su órbita y Plutón comparte ésta con Nix e Hidra, dos cuerpos celestes satélites del sistema Plutón/Caronte, de su misma categoría aunque más pequeños.


El pequeño Plutón tiene una luna, Caronte, aunque desde que dejó de ser un planeta mayor, Caronte es considerado su binario debido a su gran tamaño en relación a Plutón (sólo la Tierra tiene una luna tan grande en comparación con ella misma) y a que el centro de masas queda fuera de Plutón que es el cuerpo mayor. Se podría decir que el sistema Plutón/Caronte está formado por dos planetas enanos que orbitan entre sí como si estuvieran unidos por una barra invisible y girasen alrededor de un centro situado en esa barra.


Plutón tarda 249 años en completar una vuelta al Sol pero su órbita es tan excéntrica que durante 20 años se encuentra más cercano al Sol que Neptuno. También es la órbita más inclinada con respecto al plano de la eclíptica (17º), por eso no hay peligro de que se encuentre con Neptuno cuando se cruzan.

Aunque parezca mentira Plutón posee una atmósfera extremadamente tenue, formada por nitrógeno, metano y monóxido de carbono, que se congela y colapsa sobre su superficie a medida que el planeta se aleja del Sol.


Después de tanta controversia con el diminuto Plutón y su descalificación como planeta mayor, éste fue incluido entre los llamados objetos transneptunianos o Cinturón Kuiper. Esta calificación también está avalada por el descubrimiento en los últimos años de cuerpos mayores que Plutón en dicha región. Entre los más destacados se encuentran: Quaoar, Sedna, Eris, Makemake y Haumea.


La superficie del planeta enano está cambiando de color muy rápidamente, por lo que se ha descubierto que se trata de un cuerpo mucho más dinámico de lo que se creía hasta ahora. Lamentablemente, por el momento se desconoce con precisión el motivo de estos cambios, dado que las imágenes no son del todo claras, ya que fueron captadas con las antiguas cámaras del Hubble entre el 2002 y 2003, antes de que fueran reemplazadas por unas más modernas.


No obstante lo anterior, los científicos estiman que el cambio de color en la superficie de Plutón se debe a diversas reacciones de metano y carbono, productos de los deshielos y congelaciones derivados del cambio de estación del planeta enano que tarda 248 años terrestres en completar su órbita alrededor del sol.

Todo lo anterior suena bastante razonable, pero es la primera vez que se tiene magnitud de las diferencias y cambios que se producen en Plutón, que si los equiparáramos a nuestro planeta sería como si en primavera tuviésemos 21 grados Celsius para pasar a congelarnos a menos 67,7 grados Celsius en otoño. 

Aunque un ojo inexperto de primeras lo único que verá son unas esferas con aspecto extraño para los experimentados investigadores de la NASA estas nuevas imágenes (compuestas tras combinar otras tomadas con filtro azul y verde) son una pequeña joya que echan luz sobre uno de los cuerpos más interesantes de nuestro sistema solar y más complicado de captar debido a lo lejos que está y también servirán para “calibrar” futuras misiones a Plutón.

Dos son las principales conclusiones que se han sacado tras estudiar las imágenes con detenimiento. Por un lado se ha observado que su hemisferio norte está aumentando en brillo mientras que el hemisferio sur se oscurece paulatinamente y que además cada vez es más rojo, con lo que queda patente Plutón no es solamente un trozo de roca y hielo sino un planeta enano dinámico que sufre dramáticos cambios atmosféricos lo que abre nuevas vías de investigación. 

Por el otro en las imágenes se ha detectado un misterioso punto brillante rico en hielo de monóxido de carbono situado cerca de su ecuador que tiene intrigados a los científicos y el cual se ha convertido ya en uno de los nuevos objetivos prioritarios de la sonda New Horizons que sobrevolará el planeta en el 2025 (brillante para los de la NASA, los inexpertos adivinamos como mucho una neblina blanca prácticamente imperceptible)

3 comentarios:

samuel viguera dijo...

PERO NO EXPLICAS CUANTOS KL ESTA NI DEL SOL I NI DE LA TIERRA.

samuel viguera dijo...

i tampoco lo que tarda la luz del sol al llejar la luz del sol a pluton

Poqui Blog dijo...

Hemos actualizado el post con la información solicitada, gracias por comentar.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | coupon codes